PRINCIPIOS BÁSICOS EN ANDALUCÍA

Principios básicos referentes al ruido y la contaminación acústica

La Ley del Ruido tiene como objeto la prevención, vigilancia y reducción de la contaminación acústica. Con este fin la Ley fija unos objetivos de calidad, para lo que considera distintos índices acústicos (art. 3 y 8). El índice de emisión mide la contaminación acústica producida por un emisor de ruido; el índice de inmisión mide la contaminación acústica existente en un lugar en un momento determinado.

De acuerdo con la Directiva 2002/49 y el RD 1513/2005 se prevén los siguientes índices de inmisión que deben utilizarse en los mapas estratégicos de ruido; se refieren en todo caso de los valores promedio a lo largo del año, en un punto situado a 4 m de altura sobre el terreno, durante el periodo horario que se indica a continuación:

  • Noche     desde las 23.00 a las 7.00        Ln
  • Día-tarde-noche                                         Lden

El Planeamiento urbanístico debe distribuir el territorio en áreas acústicas según su uso predominante (art. 7 de la Ley 27/2003; y art. 8 del RD 1367/2007).

El objetivo de calidad acústica en cada una de las áreas urbanizadas existentes queda recogido en la Tabla I del Reglamento contra la Contaminación Acústica de Andalucía (Decreto 6/2012) -coincide con la Tabla A del Anexo II del RD 1367/2007- . En ella se establece el nivel máximo de inmisión sonora en cada uno de los periodos de tiempo considerados (art. 14.1 del RD 1367/2007).

  • Día           desde la 7.00 a las  19.00         Ld
  • Tarde       desde las 19.00 a las 23.00     Le
  • Noche     desde las 23.00 a las 7.00        Ln

En las nuevas áreas urbanizadas, es decir aquellas que no decir, aquellas que no reúnen la condición de existentes establecidas en el
art. 2 del RD, deberá obtenerse el valor de la tabla II del citado Reglamento.

Área urbanizada: superficie del territorio que reúna los requisitos establecidos en la legislación urbanística aplicable para ser clasificada como suelo urbano o urbanizado y siempre que se encuentre ya integrada, de manera legal y efectiva, en la red de dotaciones y servicios propios de los núcleos de población. Se entenderá que así ocurre cuando las parcelas, estando o no edificadas, cuenten con las dotaciones y los servicios requeridos por la legislación urbanística o puedan llegar a contar con ellos sin otras obras que las de conexión a las instalaciones en funcionamiento (cfr. art. 2 a) y b) del RD 1367/2007).

En cuanto al objetivo de calidad en los espacios naturales que requieran una especial protección frente a la contaminación acústica (áreas de la tipología g), de acuerdo con el art. 9.3 del Reglamento, corresponde al Ayuntamiento para cada caso en particular, atendiendo a aquellas consideraciones específicas
de los mismos que justifiquen su clasificación como área acústica, previo informe de la Consejería competente en materia de medio ambiente. Este informe tendrá carácter vinculante en lo que se refiera a cuestiones de legalidad.

Los objetivos que se han indicado se refieren al ambiente exterior de un lugar; pero los objetivos de calidad también se fijan para el espacio interior habitable (art. 8.3 de la Ley 27/2003); el Reglamento de Protección contra la Contaminación Acústica de Andalucía (Decreto 6/2012), establece estos objetivos para el espacio interior en la tabla IV. Para la obtención de esos niveles deberá aplicarse las previsiones del DB-HR Protección frente al ruido; en la Tabla 2.1 de este documento se establecen los valores de aislamiento acústico que deben conseguirse entre un recinto protegido (comedor, estar, dormitorio) y el exterior, en función del nivel de ruido día

En el siguiente enlace se incluye:

             las tablas citadas I, II y IV ;  y 2.1 del DB-HR


Créditos, información y enlaces de interés

A %d blogueros les gusta esto: