El paisaje en la ley de Conservación de la Naturaleza


Entendido el paisaje como un recurso natural (art. 2) su valoración en un área determinada incide en la inclusión de esa área en las medidas previstas por la Ley para su conservación y protección.
Para hacerse cargo del modo en que se atiende al paisaje a través de la Ley interesa conocer los tipos de espacios que protege la propia ley.

Red Regional de Áreas Protegidas (arts. 60-62) incluye tanto los Espacios Naturales Protegidos con las Zonas Sensibles

  • Espacios naturales protegidos. “Aquellas partes del territorio de Castilla-La Mancha, incluidas las aguas continentales, que contengan recursos naturales sobresalientes o de especial interés, podrán ser declaradas protegidas de acuerdo con lo regulado por esta Ley” (art. 31).
    El art. 40 establece la tipología de estos espacios: en los siguientes casos se considera el paisaje como recurso natural:

    • a)  Parques naturales. De acuerdo con el art. 41:
      • Los parques naturales son áreas naturales, poco transformadas por la ocupación o explotación humanas, que en razón a la belleza de sus paisajes, la representatividad de sus ecosistemas o la singularidad de su flora, de su fauna o de sus formaciones geomorfológicas, posean unos valores ecológicos, estéticos, educativos y científicos cuya conservación merece una atención preferente.
    • f) Paisajes protegidos. El art 46.1 define así estos espacios:
      • Son paisajes protegidos aquellos lugares concretos del medio natural que, por sus valores estéticos y culturales, sean merecedores de una protección especial. Se entenderán incluidos en estos supuestos los paisajes agrarios tradicionales y extensivos de dehesas, praderas de diente, prados de siega y estepas cerealistas que, adicionalmente a su valoración estética y cultural, contribuyan a la conservación de una importante parte de la biodiversidad de la región.
    • g) Parajes naturales; quedan definidos en el art. 47:
      • Son parajes naturales los espacios cuyas características no se correspondan con las asignadas a las categorías precedentes, en los que, en razón a su interés ecológico, paisajístico o recreativo, sea preciso adoptar disposiciones especiales de protección de sus recursos naturales de forma compatible con el ejercicio ordenado de las actividades tradicionales y del uso público no consuntivo del medio natural.
  • Zonas sensibles: incluyen la red Natura 2000 (por tanto ZEPAs, LICs y ZECs), así como los refugios de fauna, de pesca, áreas forestales, áreas críticas para especies amenazadas, corredores biológicos, etc. que sean declaradas como tales por el Consejo de Gobierno de Castilla-La Mancha.

El art. 61 establece que “La Consejería velará por que en la Red exista una representación adecuada de las áreas naturales” que cumplan determinados criterios; los siguientes incluyen referencias al paisaje:

  • a) Resulten representativas de los ecosistemas y paisajes naturales o de las formaciones geológicas y geomorfológicas de Castilla-La Mancha, teniendo en cuenta su diversidad y su estado de conservación.
  • f) Conformen un paisaje rural tradicional de singular belleza, valor cultural o importancia para la conservación de la biodiversidad.

De acuerdo con el art. 91 de la Ley 9/1999 “Se crea el Catálogo de hábitats y elementos geomorfológicos de protección especial, en el que se incluirán los tipos de hábitats y de elementos geológicos y geomorfológicos que precisen una protección especial por alguno de los siguientes motivos”.
El anexo I de la ley incluye ya en este catálogo una relación de tipos, previendo la posible inclusión de otros mediante Decreto.
Entre los motivos para incluir en el catálogo un tipo determinado, guardan relación con el paisaje los siguientes:

  • a) Por tratarse de tipos de hábitat naturales escasos, limitados por sus especiales condicionantes ecológicos, vulnerables o importantes por su especial aportación a la biodiversidad y paisaje de la región.
  • b) Por tratarse de hábitats seminaturales producto de prácticas ganaderas tradicionales que han dado lugar a comunidades de fauna y flora y paisajes de gran interés.

Atiende también al paisaje la previsión del art. 18. 3 aplicable a “las zonas donde en lo sucesivo se decrete el inicio de los trabajos de concentración parcelaria, así como en las parcelas que se entreguen a los nuevos propietarios como consecuencia de los respectivos procesos, se prohíbe la destrucción sin autorización de los elementos naturales singulares del paisaje agrario que se detallen en el correspondiente proyecto. Los títulos de entrega de las nuevas parcelas contendrán las limitaciones y prohibiciones que sea preciso establecer para garantizar la conservación de los elementos más singulares del paisaje que existan en dichas parcelas.


Créditos, información y enlaces de interés